Blog 

Hilda Cristo Nuñez

Recuerda que puedes descargar todos los escritos en este E-Book

Descargar Aquí

LECCIÓN 301
¿QUÉ ES EL SEGUNDO ADVENIMIENTO?

Comentario

Todos tenemos que aceptar, finalmente, que estábamos equivocados y que no podemos existir sin Dios. Todos tenemos que terminar por reconocer que no podemos tener más Voluntad que la Suya, y, en la medida en que lo reconocemos, somos un amoroso imán que atrae irresistiblemente a las mentes que no han elegido todavía, a que elijan recordar nuestra verdadera Identidad de Hijo único de Dios.

Sólo hay un error, pero para no ser conscientes de él, lo habíamos transformado, modificado y sustituido, para que pareciera ser cualquier otra cosa excepto el error originario de la separación.

El Segundo Advenimiento supone el momento en el que el Sí a Dios de las aparentes porciones de mente que creyeron poder existir individualmente, reconocen su total aceptación de la Expiación y se da paso, así, a que se reinstaure en nosotros la conciencia del único juicio posible: el de inocencia plena. Y así acaban finalmente las aparentes necesidades de espacio y tiempo para elegir de nuevo, pues al Hijo de Dios ya no le queda ninguna duda de que tan solo quiere ser tal como Dios le creó y de que tan solo quiere crear como el Amor lo hace.

Gracias a Dios que se acabaron las curiosidades y los sueños absurdos de querer sustituir al Amor. Gracias, Padre, porque ahora lo dejamos todo en manos de nuestro perfecto Guía, para que llegue cuanto antes El Segundo Advenimiento. Espíritu Santo, usa nuestro cuerpo como un instrumento del Amor, para decirle al mundo que ya no hay porqué esperar más, “¡pues La Luz ha llegado! Espíritu Santo, sé Tu Quien dirige, pues yo quiero simplemente seguirte.

LECCIÓN 301
Y DIOS MISMO ENJUGARÁ TODA LÁGRIMA

*Comentario.*

¡Qué bendición, Padre, reconocer que nos lo estábamos haciendo todo a nosotros mismos y que por eso podemos dejar de hacérnoslo ahora mismo!. ¡Qué alivio darnos cuenta de que Tú no nos quieres castigar, sino que éramos nosotros, quienes en un ardid de autoengaño, pensábamos que había que sufrir para expiar la culpa que habíamos inventado!.

¡Qué maravilla que podamos observar que sólo sufrimos y creemos caminar por un valle de lágrimas cuando nos soltamos de Tu amorosa Mano, amado Espíritu Santo!

Hoy reconocemos que no es Tu Voluntad que derramemos una sola lágrima más, pues tu Voluntad es nuestra perfecta felicidad y todo lo demás fue una pesadilla de arrogante locura. ¡Hoy quiero que enjugues todas mis lágrimas y declaro mi firme Voluntad de Ser como Tú eres!

¡Mostremos sólo Amor, pues eso es lo que somos!

Y el Maestro Jesús dice que el perdón es un camino que se ha propuesto evitarnos todo dolor. Precisamente nos lleva del sufrimiento que nos produce ver a nuestros hermanos como “culpables de algo”, a dejar de sufrir cuando aceptamos la percepción corregida del Espíritu Santo, que nos habla de que cuando un hermano no actúa de forma amorosa tan solo pide ayuda, pues se está equivocando él mismo.  Esto ocurre tan pronto como llevemos a cabo el perdón, pues, en cuanto soltamos nuestra interpretación errónea, el deshacimiento del miedo tiene lugar, ya que comprendemos que no hay nada que temer por estar en Dios y ser todos partes del mismo Ser. Jesucristo también dice que no nos lo creamos, que lo experimentemos, y que sí no juzgamos nada como pecado, no vamos a tener que perdonar nada más, pues podemos quedarnos en el instante santo, obrando milagros, hasta que Dios Mismo dé el último paso.

¡Gracias y bendiciones!

Hilda Cristo.

¿QUÉ ES EL MUNDO REAL?

Comentario

¡Buenos días desde el mundo real! ¡Buenos días desde el mundo perdonado! ¡Buenos días desde el sueño feliz! Ya hemos decidido que queremos solo una Voz, que queremos una sola Visión, la de Cristo. El mundo que nos muestran Sus ojos es apacible, sereno y bondadoso, pues todo refleja el Amor De Dios.

El final del sueño es seguro, pues Dios Padre quiere que gocemos del Reino tal cual Él lo estableció y no como nosotros nos habíamos enseñado erróneamente. Dios dará el último paso cuando hayamos llevado a cabo nuestro papel en la salvación, cuando hayamos aceptado la Expiación para nosotros mismos, habiendo estado dispuestos a sanar y ser sanados.

Aceptar la Expiación para nosotros mismos es rendirse al Amor de forma incondicional, es decir un “Sí” total al Amor De Dios, al Amor que todo lo abarca, sin límites ni condiciones. La salvación es una cuestión de inclusión, pues el Amor no se olvida de nadie y lo acoge todo, ya que, … si existe es Creación De Dios, y si no, es que, simplemente,  ¡no existe!

LECCIÓN 300.
Este mundo dura tan sólo un instante 

Comentario

En ese mismo instante en que creímos separarnos de Dios se nos dio el instante santo de nuestra liberación, pues contenía la idea que contrarrestaba el pensamiento erróneo de que fuera posible existir sin Creador.

Creímos que la separación De Dios era posible, pero, en ese mismo instante, Dios Mismo, al ver que Su Hijo dormía pues ya no se comunicaba con Él como hacía siempre, Creó al Espíritu Santo para que le diera a Su santo y único Hijo, la buena noticia de que tan solo estaba soñando que lo hacía, pero que no había sido posible, porque el Amor -y Su Hijo es Amor al igual que Su Padre- tan solo puede crear amorosamente, puesto que vive y se nutre únicamente de lo Único que existe.

En este instante santo, ahora mismo, en este preciso y precioso momento, ahora y,… de nuevo ahora, podemos elegir la alternativa que Dios Mismo nos propone a través de Su Voz. ¡No nos hemos separado, no tenemos nada que temer y somos impecables, pues seguimos siendo tal como Dios nos creó!   

La culpa es una invención nuestra y, por lo tanto, la podemos deshacer diciéndole que sí a Dios ahora mismo. ¡Qué bendición que este mundo , tal como yo lo inventé, durara tan solo un instante y que ya no esté en ninguna parte gracias a que Jesús ya decidiera correctamente por todos nosotros! Él nos pide ahora que hagamos lo mismo, que elijamos entregarle este instante para que Él decida en favor De Dios. ¡Espíritu Santo te entrego este instante para que Tu decidas en favor De Dios por mí!

HIlda Cristo

Descarga el Blog completo